Sexo en cuarentena

D.R.A.

¿Habías imaginado que este año, un malvado virus iba a afectar la vida sexual de toda la humanidad?  La verdad, creo que tu respuesta es no. Un extraño microorganismo llegó intempestivamente y nos llevó a un caos, incluyendo la sexualidad de hombres y mujeres por igual.

 El año 2020 puso patas arriba al planeta entero con la pandemia ocasionada por el covid-19, que comenzó en China y se propagó luego a todos los países del mundo, con contadas excepciones.

Una de las medidas para frenar el contagio de este virus e implementada por los gobiernos, ha sido el aislamiento social, obligándonos a confinarnos en cuarentena, y poniéndonos a prueba física, psicológica, social y económica

La cuarentena nos ha mantenido encerrados 24×7, con poco o ningún respiro, a solas o con la pareja, los hijos y otros miembros de la familia, incluyendo a las mascotas por supuesto. Este desafío sanitario destruyó planes, aplazó otros y nos mantiene en constante tensión e incertidumbre, unido al temor a la muerte o al desempleo.

Las personas nos hemos tenido que adaptar a un entorno, muchas veces hostil, cargado de estrés, depresión, violencia, sobrecarga laboral y doméstica, duelos y una larga lista de factores negativos. Y es que somos gregarios por naturaleza, de manera que aislarnos obligatoriamente, va en contravía de la libertad y el derecho a relacionarnos con los demás.

¿Qué ha sucedido con la vida sexual en la pandemia?

La sexualidad, por ser parte fundamental del desarrollo personal del individuo, también ha sufrido el rigor de la cuarentena. Para los que no tienen pareja o quedaron separados de un momento a otro, la soledad, la tristeza y el miedo al futuro, afectaron el deseo sexual que pudo haber desaparecido en muchos, mientras que en otros se mantuvo, e incluso, se exacerbó la calentura.

Aquellos que se confinaron con su pareja, tienen la oportunidad de inventarse otra luna de miel y desempolvar buenos recuerdos de aquellos tiempos en que tiraban y tiraban. Pero, para muchas otras personas que venían con problemas sexuales o de convivencia, la cuarentena se ha convertido en una época de frustración, rechazo o aburrimiento.

Consejitos para disfrutar el sexo en la cuarentena

  • Trata de romper con la monotonía del encierro proponiendo ver juntos una película erótica o porno, inventa un encuentro romántico dentro de casa (espera que los hijos se duerman), ponte un piyama coqueto, enciende velas o báñense juntos.
  • Es importante ponerse de acuerdo para que, cada uno y por separado, tengan momentos a solas durante el día. Así sea solamente para quedarte acostado en la cama mientras tu pareja está en otra habitación haciendo lo que le plazca, este acuerdo ayuda a liberarse del estrés diario y oxigena la relación.
  • Rescata ese juguete sexual que tienes engavetado o compra uno por internet, para que jueguen juntos. Un aceite para masajes o un chocolate untado en la piel del otro, incentiva el erotismo y les ayuda a salir de la rutina.
  • Cuarentena no es sinónimo de polvitos frecuentes. Este es un error de muchos que no tienen en cuenta el deseo de su pareja, quien posiblemente no tiene el mismo termómetro sexual. Conversen sobre el tema para que ninguno se sienta rechazado ni acosado.
  • Recuerda que el buen sexo no es solo penetración. Tendrán momentos en que arruncharse a conversar, darse un masaje sensual, o masturbarse juntos, les brinden mucho placer y felicidad.

¿Y si realmente no quiero tener sexo con mi pareja en la cuarentena?

  • No te sientas obligado ni dejes que te obliguen a tener sexo si realmente no lo quieres hacer. El diálogo sincero y el NO a tiempo, deben cultivarse en este momento si tienen conflictos de pareja no resueltos.
  • Quizás uno de los dos venía antes del confinamiento con un problema sexual, como una disfunción eréctil, eyaculación precoz, anorgasmia o bajo deseo sexual. El encierro unido al estrés, tienden a agravar la vida sexual y no podemos tapar el sol con las manos. La insatisfacción, el temor a quedar mal, o el dolor coital, no son aliados en este momento. Reconocerlo y buscar solución es el comienzo. Hay especialistas que realizan consulta virtual desde cualquier lugar del mundo (puedes contar conmigo) para salir del problema.
  • La masturbación es una excelente forma de recompensar tu deseo sexual en caso de que no quieras estar con tu pareja. Masturbarse es una opción sana, además de que ayuda a aumentar las defensas y te relaja bastante.
  • Algunas personas me han consultado porque, durante el confinamiento, empezaron a presentar disfunciones sexuales. El comer mucho y a deshoras, aumentar de peso y hacer poco ejercicio físico, tiende a aumentar los niveles de grasas y azúcar en sangre y originar problemas en la respuesta sexual. Ten en cuenta esto para que revises tu estilo de vida en el encierro y puedas conversar con tu pareja, para que busquen ayuda profesional.