¿Sientes que se apaga la llamita del deseo?

En más de una ocasión, las mujeres podemos sentir que ya perdimos las ganas de revolcarnos en la cama. Por cansancio, por la rutina, porque acaba de nacer el bebé, porque peleo mucho con mi pareja y por decenas de causas más, la libido femenina puede escurrirse por las cañerías.

Pero no te preocupes que, si tenemos la actitud de rescatar el deseo perdido, estos truquitos te pueden ayudar:

  • Invéntate fantasías sexuales muy picantes cada vez que tengas un ratico libre. Cierra los ojos por dos minutos e imagina una escena excitante donde hayas querido estar: en la playa, en el bosque o en tu cuarto. No importa qué tan atrevida sea esa fantasía; mientras más subida de tono, más ayudarás a aumentar tu chispita erótica y eso es precisamente lo que necesitas.
  • Mira videos sexuales o compra libros eróticos que se consiguen fácilmente. El cerebro procesa muy bien la información sexual que le inyectes a través de imágenes. Deja de pensar un poquito en los oficios o en el trabajo y dale rienda suelta a tu imaginación. ¿Qué te gustaría hacerle a tu pareja? ¿Qué querrías que te hiciera en la cama?
  • Vístete con una lencería coqueta, perfuma tus sábanas, compra un juguete sexual o inventa una cena romántica con velas y vino. La sorpresa y la creatividad le darán más intensidad a tu bajo deseo sexual.
  • Habla con tu pareja sobre lo que estás sintiendo y deja de fingir. Entre los dos podrán revisar las posibles causas de tu anorexia sexual para mejorarlas. Que si los niños se acuestan tarde, que si llegas cansada a la casa, que él no te ayuda y te llenas de rabia, que el televisor o el celular interrumpen, en fin. Una buena comunicación y la voluntad de mejorar las cosas, tienen un efecto potente sobre el deseo sexual.

Si tu libido ya está totalmente en «off» y sientes que estos consejos no te ayudan, debes buscar corriendo una ayuda profesional antes de que tu pareja se aburra y tú  te quedes para vestir santos.